Tanto la estepa patagónica como el territorio trasandino era tierra de nómades: los tehuelches, que vivían de la caza del guanaco y venados.